RSS

Bodega Colomé es la primera empresa en Argentina con Certificación Demeter en Agricultura biodinámica

Logo Colome
Buenos Aires, octubre de 2009.- Bodega Colomé, pionera en la implementación de los principios de la Agricultura Biodinámica en nuestro país, recibió la certificación Demeter que garantiza una producción y procesamientos biodinámicos consistentes con los más altos estándares.
Alcanzar la mencionada certificación lleva al menos tres años y requiere de requisitos adicionales a las normativas de la agricultura orgánica. El proceso de conversión a Demeter es acompañado por el asesoramiento de un especialista internacional, que guía  a la empresa y capacita y educa a quienes llevarán a cabo la implementación de este tipo de agricultura.
Colomé tiene como filosofía el compromiso de implementar la Agricultura Biodinámica, cuyos principios fueron delineados por el investigador Rudolf Steiner (1861 –1925). A su filosofía la denominó “Antroposofía”, que puede entenderse como “sabiduría del ser humano”.

La Agricultura Biodinámica de Colomé es la combinación perfecta entre lo nuevo y lo antiguo: nuevo en cuanto a la utilización de técnicas y maquinaria de avanzada; antiguo en lo que se refiere a la recuperación  de la sabiduría de antiguas culturas.
La clave de la agricultura biodinámica reside en el cuidado riguroso del suelo, un abonado equilibrado y natural, la aplicación de los preparados biodinamicos y el respeto de los ritmos y ciclos naturales. De esta forma, se obtienen frutos de mejor calidad.  Los vinos de Colomé reflejan el alma de su terroir especial a altitud elevada”, declaró Sebastián Iriberri, Gerente de Agricultura de Bodega Colomé. Asimismo, comento que  los productos utilizados en el restaurante de la Estancia Colomé, se cultivan en forma biodinámica en sus propias huertas.
 Estancia Colomé
Agricultura biodinámica
Esta agricultura tiene su origen alrededor de los años 1922-1924. En estos años, un grupo de agricultores se acercó al Dr. Rudolf Steiner (1861-1925) para pedirle consejo, preocupados por la degeneración de la fertilidad de sus campos, de sus semillas, el aumento del ataque de plagas, enfermedades a sus cultivos, disminución nutritiva de los alimentos, como así también la salud y fertilidad de sus animales.
 Una serie de conferencias dadas en 1924 por él, constituyeron las bases para el desarrollo de la agricultura  Biológico Dinámica, anclando sus principios en la Antroposofía. Los diez años posteriores se dedicaron a la puesta a punto de los consejos vertidos en las mismas.
La antroposofía es un sendero de conocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el hombre a lo espiritual en el universo. Pueden ser antropósofos quienes sienten determinadas cuestiones sobre la esencia del hombre y del mundo como una necesidad tan vital como la que se siente cuando tenemos hambre y sed”, escribió Rudolf Steiner  en Anthroposophical Leading Thoughts en 1924. 
 En la actualidad, la agricultura biodinámica se halla extendida por los cinco continentes, utilizándose en la producción de casi todos los cultivos: cereales, oleaginosas, hortalizas, algodón, cacao, banana, frutales, pasturas, aromáticas, medicinales y en producciones como la lechería, animales para carne, huevo y lana. Y en este último tiempo ha tomado un auge especial en la vitivinicultura de todo el mundo.
Sin la utilización de agroquímicos sintéticos (fertilizantes, insecticidas, fungicidas, herbicidas, etc.), la agricultura Biológico Dinámica  tiene como objetivos lograr el aumento de la fertilidad del suelo, con técnicas de labranza que minimicen los efectos negativos sobre su microflora y microfauna, con la incorporación de materia orgánica (compost, abonos verdes, rotaciones) y  la inclusión en los cultivos del componente animal.
Para ello, Colomé utiliza un sistema orgánico de fertilización – que incluye abonado con compost, estiércol y fertilizantes ecológicos-  para nutrir, fortalecer y proteger a los viñedos contra plagas y enfermedades.
A su vez, la agricultura biodinámica  busca estimular la vida y los procesos del suelo con la utilización de preparados biodinámicos  (preparados especiales compuestos por productos orgánicos vegetales y animales que llevan un proceso y un tiempo de maduración determinado), como así también mediante su empleo, lograr que los vegetales se sensibilicen con las fuerzas y energías cósmicas y terrestres.
Con la utilización de un calendario astronómico (adaptado a la agricultura) podemos decidir y planificar las tareas de campo acuerdo a determinados ritmos y posiciones de la luna, el sol y los planetas, que influyen directamente en los ritmos biológicos y de crecimiento de las plantas. Tratando que estas últimas entren en concordancia  y sintonía con los ritmos cósmicos. 
También en los campos, fincas, huertas o granjas biodinámicas toma un rol principal el concepto de “organismo autosuficiente”. Para lo cual tiene fundamental importancia lograr producir todos aquellos insumos que pueden ser generados  dentro del propio  establecimiento.
Esta forma de agricultura requiere también de cría animales. Es por ello que Colomé cuenta con aproximadamente 200 ovejas Hampshire Down con algunas características locales, cruzadas con Machengo, una antigua raza de oveja lechera española. Los pastores sacan a pastorear al rebaño diariamente, contribuyendo significativamente con el control de las malezas y la fertilización directa de los antiguos viñedos.
Asimismo,  veinte caballos de montar y diez vacas lecheras completan la población de ganado. A su vez,  las mulas de Colomé se utilizan para tirar el arado en viñedos nuevos con plantaciones densas, donde los tractores no pueden ingresar.
Junto a los rumiantes también hay cerdos, conejos, aves de corral, pavos, patos y gansos.  Así se logra producir 1200 toneladas de abono natural.
Es por ello que una tierra sana, equilibrada, sensibilizada al cosmos y revitalizada será entonces capaz de entregar a los vegetales las fuerzas necesarias para que puedan crecer sanos, vigorosos y contener todas sus cualidades nutritivas.
 
Acerca de la bodega Colomé
 
Bodega Colomé – fundada en 1831 –  es en la actualidad la bodega más antigua de la Argentina. Se encuentra en Salta, en los Valles Calchaquíes y se caracteriza por elaborar vinos de la más alta calidad, cultivados en los viñedos más altos del mundo, a 3111 metros sobre el nivel del mar.


www.estanciacolome.com
www.bodegacolome.com


Comments are closed.






This site is protected by wp-copyrightpro.com